Inicio » Seguridad » Seguridad en laboratorios » Equipos de protección colectiva

Equipos de protección colectiva

Conceptos generales

  • Vitrinas de laboratorio: Son dispositivos mecánicos cuya finalidad es captar los contaminantes liberados en un foco antes de que se dispersen en el ambiente de trabajo. Estos sistemas están constituidos como mínimo por una boca de captación, un conducto, un sistema extractor y una salida.
  • Cabinas de seguridad biológica: su definición proporcionada por la norma BS5726 de 1979 (British Standard 5726) nos dice que es " una cabina proyectada para ofrecer protección al usuario y al ambiente de los riesgos asociados al manejo del material infeccioso y otros materiales biológicos peligrosos, excluyendo materiales radiactivos, tóxicos y corrosivos".
  • Otros sistemas de extracción: Entre ellos cabe indicar las campanas de extracción, las cuales están normalmente sobre llamas de espectrofotómetros de absorción atómica, muflas, estufas o incluso cromatógrafos de gases. También incluimos en este grupo:
    • las vitrinas de sobremesa usadas habitualmente para trabajar con tolueno, hidrocarburos, etc.
    • los armarios de seguridad para sustancias inflamables que suelen poseer sistema de ventilación.

Sistemática de trabajo en vitrinas

Se debe trabajar siempre en su interior, tanto cuando se utilicen agentes químicos, cómo cuando se empleen agentes biológicos. Para ello se tendrán en cuenta las siguientes instrucciones:

  • Tener siempre la pantalla (guillotina) lo más cerrada posible.
  • El operador es el primer perturbador del buen funcionamiento de la vitrina. Cuando un trabajador se coloca en la vitrina para trabajar se crean turbulencias que se pueden controlar teniendo la pantalla lo más cerrada posible y que te permita trabajar.
  • Evitar los movimientos bruscos.
  • No colocar las fuentes de contaminación a una distancia inferior a 15 cm del plano de abertura.
  • Evitar obstruir la ranura inferior con el material.
  • Limitar las cantidades de contaminantes generadas
  • Bajar la guillotina después de su utilización y dejar en funcionamiento durante 10 o 15 min.
  • Limpiarla después de cada operación
  • Está PROHIBIDO su uso como almacén
  • Llevar un control aproximado de las operaciones que se realicen en ella.
  • Controles periódicos:
    • Visualizar el movimiento del aire
    • Medir la velocidad del aire en el plano de la guillotina