Inicio » Seguridad » Seguridad en talleres » Soldadura y corte por gas

Soldadura y corte por gas

Botellas

  • Las que contienen distintos gases combustibles deben almacenarse separadas entre sí, y sobre todo separadas de las de oxígeno, debiendo estar señalizadas tal cómo se indica en el anexo I de está instrucción.
  • No deben almacenarse botellas llenas junto a botellas vacías. Deben estar sujetas a bastidores o carros y protegidas de los rayos de sol.
  • Para su manejo y transporte se utilizarán carros o soportes adecuados para tal fin.
  • Antes de transportar cualquiera, llena o vacía, hay que asegurarse de que el grifo esté cerrado y la caperuza de protección bien colocada.
  • No se levantará ninguna, llena o vacía, asiéndola por el grifo.
  • Si se manejan con grúas o polipastos, se utilizará una caja o contenedor para evitar que puedan caerse. No se utilizarán electroimanes para elevarlas.
  • Las de acetileno, llenas, deberán mantenerse necesariamente en posición vertical, al menos 12 horas antes de ser utilizadas. Cuando sea necesario tumbarlas asegurarse de que el grifo quede con el orificio de salida hacia arriba, y nunca a 50 cm del suelo.
  • Las que estén en servicio deben mantenerse en posición vertical en su soporte o carro, o atadas para que no se caigan. Para que, en caso de fugas, no se mezcle el oxígeno y el acetileno, los grifos se situarán paralelos o mejor con sus bocas de salida apuntando a direcciones opuestas.
  • Deben mantenerse separadas de las fuentes de calor, a resguardo de contactos eléctricos y del pleno sol.
  • Las que estén en servicio han de estar siempre a la vista. No debe colocarse nada sobre ellas, ni aún estando vacías. Es conveniente que estén alejadas de la zona de trabajo, entre 5 y 10 m.
  • Antes de empezar comprobar que el manómetro marca 0 con el grifo cerrado.
  • Si el grifo de una botella se atasca, no se debe forzar nunca. La botella debe ser devuelta.
  • Antes de colocar el manorreductor, debe purgarse la botella de oxígeno, abriendo un cuarto de vuelta y cerrando a la mayor brevedad.
  • Colocar el manorreductor con el grifo de expansión completamente abierto.
  • Abrir el grifo de la botella lentamente. Si se abre de golpe el grifo de la botella de oxígeno, el reductor de presión puede quemarse.
  • Después de colocar el manorreductor, se comprobará que no existen fugas. Para esto, puede utilizarse agua jabonosa, pero nunca una llama.
  • Si un manorreductor tiene fugas debe enviarse inmediatamente a reparar.
  • No consumir las botellas por completo (peligro de retroceso de la llama). Deben conservarse siempre con una ligera sobrepresión.
  • Cerrar los grifos después de cada sesión de trabajo y cuando se haya consumido su contenido. Después de cerrar el grifo se debe descargar siempre el manorreductor, las mangueras y el soplete.
  • La llave de cierre debe estar sujeta a cada botella en servicio para cerrarla en caso de incendio. Lo mejor es atarla al manorreductor.
  • Las averías en los grifos de las botellas debe repararlas el suministrador. No desmontar jamás los grifos.
  • No sustituir las juntas de fibra por otras de goma o cuero.
  • Si en invierno se hiela el manorreductor, no debe deshelarse con el soplete ni cualquier otra llama descubierta o cuerpo incandescente sino con paños de agua caliente.
  • Proteger las botellas de golpes (particularmente las de acetileno)

Mangueras

  • Deben estar siempre en perfectas condiciones de uso y sólidamente fijadas a las tuercas de empalme.
  • Deben conectarse correctamente, las de acetileno suelen ser negras y las de oxígeno rojas teniendo éstas últimas menor diámetro interior que las primeras.
  • Para impedir su deterioro, se evitará su contacto con superficies calientes, charcos, bordes afilados o ángulos vivos, y se procurará que no formen bucles ni cocas; además, se evitará que las chispas caigan sobre ellas.
  • No deben atravesar una zona de tránsito sin estar debidamente protegidas con apoyos de paso resistentes a la compresión.
  • Cuando opongan resistencia a su manejo, no se tirará de ellas. Pueden deteriorarse y provocar un accidente grave.
  • Antes de comenzar el trabajo, se comprobará que no existen pérdidas en sus conexiones. Está prohibido localizar fugas utilizando una llama; debe emplearse agua jabonosa o un detector adecuado.
  • No se debe trabajar con las mangueras entre las piernas o sobre el hombro.
  • No se dejarán enrolladas en las ojivas de las botellas.
  • Después de un retorno de llama, se deben cambiar para reconocerlas antes de decidir si pueden seguir usándose.

Soplete

  • Es una herramienta delicada y ha de manejarse con cuidado. Está prohibido utilizarlo para golpear.
  • Para su encendido se abrirá primero la válvula de oxígeno, ligeramente, y luego la de acetileno, en mayor proporción, por este orden. Se enciende a continuación la mezcla y se regula la llama hasta obtener el dardo correcto.
  • No encenderlo mediante una llama, pues pueden producirse quemaduras graves. Debe utilizarse el encendedor de chispa.
  • Para apagarlo cerrar primero la válvula de acetileno y, a continuación, la de oxígeno.
  • No colgarlo nunca en las botellas, ni aún apagado.
  • No depositarlos conectados a las botellas en recipientes cerrados como, por ejemplo, cajas de herramientas.
  • Cuando se produzca un retorno de llama y la combustión continúe dentro del soplete, no se deben doblar las mangueras para interrumpir el paso del gas más que en último extremo, ya que puede ser muy peligroso. En estos casos deben cerrarse los grifos de las botellas, primero el de acetileno, además de interrumpir en el acto la entrada de acetileno en el soplete.
  • Su reparación debe ser realizada por los especialistas.
  • Deberá cuidarse la limpieza de las toberas del soplete. Una tobera sucia produce retornos de llama. Para la limpieza de las toberas se utilizará una aguja de latón.
  • Si se observan fugas, se devolverá éste al almacén para su reparación. Las fugas de oxígeno, especialmente en lugares cerrados, pueden resultar muy peligrosas.

Equipos de protección individual

El equipo obligatorio de protección individual, consiste en:

  • Polainas de apertura rápida, con los pantalones por encima.
  • Calzado de seguridad.
  • Gafas de protección adecuadas.
  • Guantes de cuero de manga larga.
  • Mandil de cuero.
  • Casco de seguridad cuando el trabajo lo requiera.
  • Dispositivo de retroceso de llama para el mango del soplete y el grifo de la botella.

Procedimiento de trabajo

  • El operador no debe colocarse nunca frente a las válvulas o grifos al manipular las botellas sino a un lado de éstas.
  • En el oxicorte el sopletero se situará de tal forma que al desprenderse el trozo que se está cortando no le produzca lesión ni a él ni a sus compañeros.
  • No trabajar con la ropa manchada de grasa, disolvente o cualquier otra sustancia que pudiera inflamarse.
  • Cuando se trabaje en altura se utilizará cinturón de seguridad debidamente protegido, para evitar que las chispas lo quemen.
  • Cuando sea posible, se usarán mamparas que aíslen el punto donde se está cortando o soldando.
  • Antes de efectuar un corte en una chapa, se comprobará que no hay nadie en el otro lado, ni debajo.

Recintos cerrados

  • Cuando se realicen trabajos de corte o soldadura en espacios reducidos, hay que procurar una buena ventilación con aportación de aire fresco y extracción del aire viciado, especialmente cuando se trabaja sobre zinc, latón, cobre, material galvanizado o revestido de plomo o pintura.
  • Cuando haya que trabajar dentro de cámaras cerradas, dobles fondos, etc. debe haber una persona en el exterior, vigilando el equipo, para cerrar las botellas inmediatamente en caso de accidentes. Además se dispondrán extintores, cinturón de seguridad, etc. con el fin de auxiliar al soldador en caso necesario. Antes de la entrada en el recinto es preciso realizar un análisis de la respirabilidad de su atmósfera.

Incendios y explosiones

  • Se prohíben los trabajos de soldadura y corte en locales donde se almacenen materiales inflamables, combustibles, donde exista el riesgo de explosión o en recipientes que hayan contenido sustancias inflamables.
  • Para trabajar en recipientes que hayan contenido sustancias inflamables o explosivas se debe proceder, previamente, a una limpieza concienzuda con agua caliente, y a un desgasificado con vapor de agua, por ejemplo. Se comprobará, con explosímetro la ausencia de gases.
  • Si se ha de abrir por primera vez la tapa de un tanque de combustible, no mantener el soplete encendido ni ninguna otra clase de llama, ya que se puede producir una explosión fácilmente.
  • Se pondrá especial cuidado en evitar que las chispas producidas por el soplete alcancen o caigan sobre botellas o mangueras o sobre objetos o líquidos inflamables.
  • No utilizar jamás el oxígeno para soplar o limpiar piezas, tuberías, etc., y mucho menos para favorecer la ventilación del ambiente. El exceso de oxígeno en el aire provoca un grave riesgo de incendio.
  • No engrasar nunca, ni manchar de aceite, grasa o combustible de cualquier tipo, los grifos o manorreductores de las botellas de oxígeno. Las grasas pueden inflamarse espontáneamente por acción del oxígeno.
  • Si la botella de acetileno se calienta sin causa aparente existe peligro de explosión. Entonces debe cerrarse el grifo y enfriarla con agua, si es preciso durante horas.
  • Si se incendia el grifo de una botella de acetileno, se tratará de cerrarlo y, si no se consigue, se apagará con agua o con un extintor de nieve carbónica o de polvo.
  • Después de que se haya producido un retroceso de llama o un incendio del grifo de la botella de acetileno, debe comprobarse que la botella no se calienta sola. En todas las secciones del taller.